¿Habías escuchado hablar de blooming tea o flowering tea?, Como su nombre lo indica son tés que florecen.

Estos tés pequeñas bolitas formadas de hojas de té con una flor, a través de hilos de algodón. Una vez la bolita se deposita en agua hirviendo, se abrirá lentamente para revelar la flor que esconde en su interior. Un bello y delicioso espectáculo de sabor y aroma.


Sobre su origen, se piensa que proceden de la Dinastía Song, de China y que se crearon para agasajar al emperador. En occidente se conocieron recién en el siglo XX.


La preparación del flowering tea es muy sencilla. Debes calentar el agua que quieras infusionar y dejarla hervir. Luego la viertes en una tetera de vidrio transparente de tamaño suficiente para la flor (la idea es poder disfrutar del proceso de apertura de la bolita de té). Luego lanzas la bolita justo al momento de servir. Durante cerca de 10 minutos la flor se irá abriendo y floreciendo lentamente. Sólo queda servir una taza y disfrutar.


Sobre la flor, usualmente se utiliza el jazmín. Este té es recomendable para calmar la ansiedad, relajar el cuerpo, animar la mente, despeja las vías respiratorias y regula la digestión. También se utilizan crisantemos, lilas o hibiscos, generando aromas y sabores muy novedosos.


En general las propiedades de cada blooming tea variarán según el té que se utilice de base, lo más común es que se utilice té blanco, pero existe en otras variedades también.

Time lapse blooming Tea
Abrir chat